Los móviles chinos en la actualidad

 

Que Android es líder indiscutible en sistemas operativos móviles no lo puede cuestionar nadie. Este pequeño robot verde ha cautivado los corazones de millones de personas en todo el mundo y gran parte de este hecho se debe a que es gratis. Lo cual es algo que agrada mucho al gran público ya que abarata muy significativamente el precio de los terminales. Y si tenemos que hablar del precio de los terminales, hemos de hablar de los famosos móviles chinos que están ya en boca de todo el mundo y como muestra de ello tenemos la proliferación de múltiples sitios en Internet, como movileschinos.org, que nos hablan de este fenómeno.
Os puede interesar:

Mejor móvil chino

¿Cuál teléfono es el mejor? ¿Cuál es el más barato? o ¿Cuál es el que me conviene? Son preguntas que a diario se formulan cientos de miles de personas. 
 
Si bien es cierto que hace unos años atrás, la experiencia con los ‘móviles chinos’ no fue tan satisfactoria como uno hubiera deseado, hay que reconocer que ese fantasma ha quedado atrás y que la tecnología asiática que nos está llegando a Europa es, cuanto menos, más que suficiente para la gran mayoría de usuarios.
 
Las excusas que ponían algunos usuarios reticentes a probar los SoC de MediaTek (principal proveedora de semiconductores para la mayoría de fabricantes de smartphones chinos), ya no sirve. Ya que muchos de los fabricantes asiáticos están dotando sus catálogos de teléfonos con modelos con procesadores Qualcomm Snapdragon 801. Por otra parte tenemos que los nuevos equipos con procesadores MediaTek de cuatro, seis y ocho núcleos han demostrado sobradamente tener una potencia más que suficiente para mover cualquier aplicación por muy exigente que sea esta con el hardware. Los problemas con el geoposicionamiento han desaparecido, las pantallas de los teléfonos chinos actuales disponen de la última tecnología IPS OGS y los problemas de autonomía de los equipos también han quedado solventados.
 
Otro tema que interesa mucho al gran público es el de las cámaras. Si bien recuerdo que los primeros teléfonos chinos tenían unas cámaras de calidad reprochable, los actuales teléfonos montan cámaras de 8 y 13 megapíxeles con unas calidades que no admiten discusión. Algunos fabricantes además han optado por montar ópticas fabricadas por Sony cuyas lentes nos permiten capturar las instantáneas que más nos gustan aunque estas sean en condiciones de poca iluminación. Así mismo tenemos el tema de las cámaras frontales, algo que para la mayoría de fabricantes occidentales no tiene mucho valor, pero que en el mercado Chino y tras el reciente auge de los selfies, se han convertido en muy importantes. Por ello muchos de los nuevos smartphones chinos están dotados de cámaras frontales de igual resolución que las traseras (de 8 y 13 megapíxeles).
 
Si a todo esto le sumamos un precio que suele ser entre un 50% y un 80% más económico que equipos de procedencia occidental, obtenemos un efecto extraordinario hacia el gran público que demuestra su interés sobre estos equipos aumentando mes tras mes las cuotas de mercado.
 
¡Más y mejor tecnología! A pesar de todo lo dicho, lo más excepcional de todo es el inconformismo tecnológico que lleva a los fabricantes de teléfonos a innovar y a dotar a sus terminales de más y nuevas tecnologías como control de gestos, control por voz y/o lectores de huellas dactilares. 
 
¡Y lo que está por venir! Una legión de wearables nos espera en forma de relojes, pulseras, gafas y otros artículos con unos precios para todos los bolsillos. 
Otro tema del que es interesante hablar, es el de los clones, copias, imitaciones o como queráis llamarlos. Estos teléfonos se caracterizan por tener un chasis externo muy parecido y en algunos casos idénticos a los de otros teléfonos que han conseguido unas interesantes cuotas de mercado. Fabricantes como Apple, Samsung, Sony y HTC ven como la gran industria china replica sus modelos más conocidos y los vende por una tercera parte de su precio. De todos modos en China no sólo se copian modelos que hayan triunfado en occidente, también se copian teléfonos chinos y durante este año os he mostrado varios ejemplos de esto en equipos Xiaomi, Oppo e incluso OnlePlus. 
 
¿Algunas asignaturas pendientes? Pues sí, algo aún les queda por pulir y son dos cosas. La primera es el tema de las actualizaciones. Parece ser que estas no llegan a estos terminales. Esto es una verdad a medias, ya que si bien si existen, sólo llegan en forma de OTA a los terminales de la región. Los equipos que se distribuyen internacionalmente al tener otra configuración e idioma tienen ROM’s ligeramente retocadas y son estos sutiles retoques los que imposibilitan que lleguen estas actualizaciones. De todos modos siempre nos queda la posibilidad de instalar de manera manual ROM’s cocinadas que encontramos en foros y webs especializadas. Así mismo, y haciendo un ejercicio de responsabilidad, he de decir que a la gran mayoría de usuarios les da igual que versión tengan de Android. De hecho, cuando les preguntas por que versión de Android tienen en sus equipos te suelen dar respuestas como “- la del robot verde” (Y se quedan tan a gusto, oiga!). Con todo esto quiero decir que lo que el gran público premia es tener un teléfono ágil, rápido, que le permita acceder a contenidos y abrir las aplicaciones preferidas sin peros ni paros. Por ende, si bien esto de la fragmentación de versiones es algo que preocupa mucho a Google, en la práctica a la gran mayoría de usuarios les da igual o simplemente lo desconocen. 
 
El segundo punto es el tema del servicio técnico, lógicamente si nos compramos un teléfono chino cuyo servicio técnico sólo está en china, pues a China lo tendremos que mandar. Pero este problema siempre ha existido y no ha parecido molestarle a nadie hasta ahora. Recuerdo que hace unos años me compré un reloj de pulsera de una importante marca de reconocimiento mundial el cual se ‘paró’ y tuve que llevar a reparar, y la reparación tardó aproximadamente unos 50 días. Además, yo que estoy bastante metido en este tema y que suelo cambiar con mucha frecuencia de teléfono, ahora mismo no recuerdo haber tenido que mandar ningún ‘equipo chino’ a reparar, pero si recuerdo que he tenido que mandar al servicio técnico (varias veces) equipos de primeras marcas como por ejemplo Samsung. Además hay que destacar que algunos de los fabricantes chinos, conscientes de este problema, en colaboración con tiendas y distribuidores, están empezando a abrir servicios técnicos en muchos países. 
 
En conclusión, China está comiéndose poco a poco el mercado tecnológico y para ello únicamente utiliza dos armas: un precio de escándalo y una calidad demostrada. 
 
¿Tienes, has tenido o tendrás un móvil chino? 
Más información en www.androidbasico.com

3 comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *