¿Cómo Hackear Contraseñas Wi-Fi en el Computador, Android e iPhone?

Conexiones inalámbricas, esas que tan presentes están en los tiempos que corren. Actualmente, es inconcebible una conexión a internet sin que haya un router y una red Wi-Fi de por medio. Un sistema que ofrece una comodidad absoluta, al permitir que varios dispositivos puedan conectarse entre sí y a internet sin necesidad alguna de usar cables, pero que también sirve para que los más curiosos puedan experimentar.

Y es que no son pocos los usuarios que se preguntan cómo hackear contraseñas Wi-Fi en ordenadores, Android o iPhone para espiar un celular de otra persona. Estas claves, que son la llave que permite o no acceder a las redes para obtener los datos y la conexión a internet que se desea, son el principal escollo al que se enfrenta cualquiera que intente conectarse a una red ajena, sea con fines personales o por mero afán de experimentar.

No importa el motivo que tengas, desde espiar instagram a las llamadas que recibe el móvil de tu pareja, porque aquí vamos a explicar si es posible piratear una red de este tipo, con qué dispositivos se puede hacer y cuáles son los medios más eficaces para lograrlo. Resolvemos todas las incógnitas relacionadas con este procedimiento en esta completa guía que te dejamos a continuación. ¿Tienes ganas de descifrar claves Wi-Fi? Pues has llegado al lugar idóneo.

¿Es posible hackear una red Wi-Fi?

Viendo las herramientas y aparatos que hay disponibles en la actualidad, es evidente que sí. Puedes hackear prácticamente cualquier red Wi-Fi si cuentas con los recursos adecuados. Las herramientas, además, se han mejorado considerablemente en los últimos años para que prácticamente cualquiera pueda usarlas, aunque hay que seguir unos procedimientos que pueden resultar bastante complicados en ocasiones.

Dicho esto, debes saber también que descifrar claves de Wi-Fi es algo que puedes hacer desde tu PC, pero también desde tu móvil Android o iPhone. Aunque los smartphones no son el medio más aconsejable para esto, puesto que no están preparados para llevar a cabo trabajos complejos, también pueden conseguir darte alguna que otra contraseña si usas la apps adecuadas y cumples con ciertos requisitos. Insistimos, la mejor opción es el PC, pero los dispositivos smart a veces pueden ser realmente sorprendentes en este campo.

«¿Significa esto entonces que puedo piratear cualquier red Wi-Fi?» Si, y no. Puedes hacerlo, pero no es aconsejable ponerse a ello con total libertad. La ley es estricta en esta materia, y conviene saber cuándo se puede y cuándo no.

Advertencia: cuándo puedes piratear redes

Ahora te estarás preguntando cuándo se pueden piratear redes como whatsapp, y lo cierto es que la respuesta es muy simple: cuando tienes permiso para hacerlo o, directa o indirectamente, te pertenece. La mayoría del software pensado para piratear Wi-Fi tiene como objetivo ser una herramienta académica o, en su defecto, utilizarse para poner a prueba la seguridad de una red y determinar si hay que reforzarla o no.

Salirse de estas condiciones implica el poder enfrentarse a penas impuestas por la ley. Tenlo muy en cuenta a la hora de experimentar con programas y métodos para piratear Wi-Fi, porque es algo que recae por completo sobre tus hombros.

Cómo piratear claves Wi-Fi

Ya que sabes que es posible, como también que hay ocasiones en las que es mejor no hacerlo, ahora vamos a explicarte cómo piratear contraseñas de Wi-Fi. Ya te lo hemos adelantado, y es que es cierto que existen muchas herramientas y vías para conseguirlo, pero aquí vamos a centrarnos en las que, actualmente, han demostrado tener una mayor fiabilidad y eficacia. Usar cualquiera de los métodos que te explicamos garantiza con un alto porcentaje que obtengas la clave que buscas.

De hecho, te vamos a explicar cómo conseguir las claves tanto en PC como en iPhone y en Android. Los teléfonos, como ya avisábamos antes, también te pueden dar esta información, aunque no son para nada tan potentes como lo son los ordenadores. Estos son la vía más eficaz para conseguir lo que quieres y son, de hecho, con los que vamos a empezar a la hora de explicártelo todo. Sigue leyendo.

Hackear contraseñas Wi-Fi en PC

El proceso para obtener claves Wi-Fi en PC es el más largo y complejo que hay, pero también el más eficaz que vas a encontrar. Si te pones manos a la obra con él, es raro que no logres averiguar la contraseña, aunque pueda llevarse horas o días de trabajo del ordenador. Antes de explicarte lo que tienes que hacer, debemos aclarar algo: no puedes usar Windows, la única forma 100% fiable de conseguir buenos resultados es recurriendo a Linux, que además cuenta con una versión específica para este tipo de hackeo.

No tienes que preocuparte por instalaciones, ya que puedes encontrar esa versión de Linux disponible para copiarla en una memoria USB o en un DVD, de forma que, al iniciar el PC, se arranque el sistema automáticamente sin tener que instalarlo. Además de eso, también debes contar con una tarjeta Wi-Fi potente y compatible, ya que no todas tienen la capacidad para trabajar con la intensidad que requiere este procedimiento.

¿Tienes una memoria USB lista? Pues ahora solo te faltan ganas y seguir los pasos que te vamos a dar a continuación. Presta mucha atención:

  1. Descarga la distribución Kali de Linux, la puedes encontrar fácilmente en internet.
  2. Cuando la tengas descargada, copia los archivos en una memoria USB de buena capacidad y reinicia el PC.
  3. Entra en la BIOS y modifica los parámetros de inicio para que el ordenador comience por leer la memoria USB antes que los discos duros. Guarda los cambios y reinicia de nuevo,.
  4. Deja la memoria conectada al puerto USB y deja que el sistema arranque. Verás cómo empieza a iniciarse Linux en lugar de tu sistema operativo habitual.
  5. Ya dentro de Kali, abre la consola de comandos, también llamada terminal.
  6. Dentro de ella, introduce el comando «airmon-ng». Comenzará un proceso para comprobar la compatibilidad de tu tarjeta de red inalámbrica. Si todo va bien, puedes seguir. Si no, necesitarás otra.
  7. Siguiendo en la consola, escribe «airmon-ng check kill» para eliminar cualquier proceso que pueda interferir.
  8. En la misma ventana, escribe ahora el comando «airmon-ng start wlan0». Con esto, activarás el modo monitor y establecerás cero como el número de tu adaptador. Es posible que tengas que usar otro, tendrás que fijarte en la pantalla del punto 6, aunque aquí vamos a tomar el 0 como referencia.
  9. Activado el adaptador en modo monitor, introduce ahora «airodump-np wlan0mon» (recuerda que el número dependerá de lo que hemos indicado antes). Al hacer eso, comenzarás a recibir la señal de todas las redes cercanas para analizarlas.
  10. En el enorme listado que aparece ahora, céntrate en el apartado «ESSID» y busca el nombre de la red wifi que quieres piratear. ¿La has encontrado? Pues anota los datos de los campos «BSSID» y «CH», identidad y canal, respectivamente.
  11. Ahora, tienes que escribir el comando «airodump-ng -[CH] -bssid [BSSID] -write [archivo] wlan0mon». En «[CH]» y «[BSSID]» debes introducir los datos del punto anterior, en «[archivo]» el nombre del archivo donde quieres que se guarde la información de los paquetes.
  12. Deja que el programa procese la información y abre otra ventana de comandos por separado.
  13. En esta nueva pantalla, escribe lo siguiente: «aireplay-ng -0 -10 -a [BSSID] -e [ESSID] wlan0mon». Introduce los datos apuntados en los lugares indicados con corchetes.
  14. Este pequeño proceso se encargará de establecer una conexión entre red y dispositivo. Cuando acabe, llegará la fase más importante.
  15. Al terminar, escribe «aircrack-ng [archivo] -w [diccionario]». Usa el archivo del punto 11 y el diccionario en formato .txt que deberías tener en Linux, debe estar entre los datos del programa que estás utilizando.
  16. Espera a que el software siga enviando y recibiendo información, puede llevarse incluso varias horas de trabajo.
  17. Al terminar, aparecerá en la pantalla el mensaje «KEY FOUND!». A su lado, tendrás la clave para conectar a la red inalámbrica.

Este es, probablemente, el método más eficaz para conseguir claves de Wi-Fi. Apuesta por la fuerza bruta, aunque se ayuda de diccionarios para agilizar todo el procedimiento. Si haciendo esto no logras la clave, es muy difícil que encuentres una alternativa capaz de hacerlo.

Hackear redes Wi-Fi en iPhone

Antes de explicar nada, debes tener clara una cosa: necesitas Jailbreak. Si tu iPhone no cuenta con esto, entonces puedes olvidarte de hacer nada relacionado con el hackeo de claves de redes, porque te será imposible. El software que hay para esto lo exige para poder trabajar a pleno rendimiento, y sin ello no podrás seguir con el procedimiento.

Necesitas usar al app Wifi2Me, un programa gratuito bastante contundente y capaz a la hora de monitorizar y escudriñas redes inalámbricas. Es una herramienta orientada a comprobar fallos de seguridad y ver hasta qué punto es fuerte una red, que también se puede usar para averiguar su clave de acceso desde el dispositivo móvil.

Si tienes jailbreak en tu iPhone, entonces, sigue los pasos que te vamos a indicar a continuación:

  1. Descarga la app Wifi2Me en tu teléfono móvil, aunque también puedes usar iPad.
  2. Deja que se instale y ábrela para comenzar a usarla. Verás que lo primero que aparece por pantalla son opciones.
  3. Pulsa en el botón «Networks» y verás todas las redes que detecta tu dispositivo.
  4. Escoge la red que quieras piratear, aunque asegúrate de que aparece marcada como Wi-fi compatible.
  5. Al momento de elegir, la aplicación comenzará a enviar y recibir paquetes para descifrar la contraseña. Verás cómo avanza gracias a la barra de progreso.
  6. Al terminar, mostrará la clave del Wi-Fi. ¡Ya la tienes!

El proceso, como has podido ver, es de lo más sencillo. Visto así, parece la solución definitiva, pero es en la letra pequeña donde siempre se encuentran las pegas. Wifi2Me no puede usarse con todas las redes Wi-Fi ni todos los routers. Es una herramienta potente para móviles, pero también bastante limitada. De hecho, no tiene nada que hacer si la comparamos con el método de PC.

Hackear claves Wi-Fi en Android

Hackear redes Wi-Fi con Android es la opción más aconsejable en caso de apostar por la vía móvil para todo esto. El principal motivo es que el núcleo de este sistema operativo es el de Linux, por lo que se presta con más facilidad a este tipo de tareas. Aun así, también exige que se apliquen modificaciones al smartphone, «rooteando» el sistema para que pueda arrancar la app adecuada para descifrar contraseñas.

Por el momento, el mejor software a usar es BCmon, que es el que vamos a emplear para detallar el proceso de hackeo. Es la app gratuita más potente que hay en Android actualmente, aunque también es exigente, ya que necesitas que el chip de tu dispositivo sea un Broadcom BCM4330 o 4329. En caso de no tenerlo, tendrás que buscar otra alternativa como Androdumper (que, dicho sea de paso, no requiere Root, pero también es bastante menos capaz).

Explicado esto, si cumples los requisitos y quieres seguir adelante, estos son los pasos necesarios:

  1. Busca, descarga e instala la app BCmon en tu teléfono. Es importante que modifiques ajustes anteriormente para usar apps que no sean de Google Play Store.
  2. Tienes que descargar también otra app, Reaver, ya que se encarga de debilitar las defensas de la red Wi-Fi.
  3. Instalados los dos, abre BCmon y activa el modo monitor.
  4. No cierres la app. Abre el gestor de aplicaciones y ejecuta Reaver. Tendrás que confirmar que vas a usarlo con fines legales.
  5. Dentro de esta aplicación, elige la red a atacar y confirma.
  6. Antes de que empiece a trabajar, accede a la configuración y deja marcado «Configuración automática avanzada».
  7. Ahora sí, pulsa el botón para que comience el ataque y deja que tu smartphone trabaje en ello.
  8. Si todo va bien, en unas pocas horas tendrás la contraseña para conectarte a la red.

Usar este programa es la mejor opción que hay en Android. Existen otros, como el citado Androdumper, pero están mucho más limitados en cuanto a opciones y posibilidades. De hecho, la mayoría necesitan que la red tenga cifrado WEP, algo ya en desuso, para poder averiguar la clave de acceso. Recomendamos encarecidamente intentar, por todos los medios, usar BCmon si quieres obtener buenos resultados con el hackeo.

Extra: hackear redes inalámbricas sin contraseña

Aunque el núcleo de todo hackeo de Wi-Fi es obtener la contraseña, es cierto que se puede piratear una red inalámbrica para acceder a ella sin averiguar su clave. Por extraño que parezca, existen métodos que, además, son sorprendentemente sencillos, aunque generalmente implican tener el router cerca para poder manipularlo ligeramente. Es fácil, por supuesto, pero a veces es algo que no se puede hacer por cuestiones obvias.

¿Y cómo se hace? Pues todo depende del tipo de router. En algunos, basta con pulsar el botón WPS para que, mientras tu dispositivo busca redes, este pueda conectarse aprovechando ese momento de «apertura». De hecho, existen aplicaciones de pirateo que aprovechan este momento para burlar toda seguridad posible y colarse de lleno en la red.

La otra opción que hay es tan directa como resetear el router manteniendo pulsado el botón oculto en una de sus ranuras. Es evidente que vuelve a hacer falta un contacto directo con el aparato, de hecho, aquí también habrá que recurrir a la clave, aunque es más cómodo que utilizando programas. Cuando estos aparatos se resetean, suelen cambiar su contraseña por la estándar, mucho más fácil de obtener y de averiguar por medios normales.

Cómo proteger tu red Wi-Fi de hackeos

Ya has visto que, aunque a veces pueda resultar más complicado, es totalmente posible hackear una red inalámbrica si se cuenta con los medios adecuados. Con esta información de tu parte, seguramente te estés preguntando qué puedes hacer para proteger tu red Wi-fi frente a cualquier posible ataque. Las facilidades están sobre la mesa, y eso deja claro que somos mucho más vulnerables de lo que podría parecer.

Pero no hay que preocuparse, porque existen formas de evitar que puedan colarse en tu red inalámbrica sin tu permiso. De hecho, hay dos medios que son esenciales para evitar cualquier infiltración. Muy sencillos y fáciles de seguir, te los explicamos a continuación.

Clave manual

No hay fallo más grande que dejar la contraseña Wi-Fi que trae tu router cuando lo instalan. Suele ser un valor por defecto que los programas especializados tienen almacenado en su interior y que, por lo tanto, les permite descifrar la clave con mucha más rapidez. Por lo tanto, es necesario que la cambies en cuanto puedas.

Tan solo tienes que acceder al router a través del navegador web de tu PC o móvil, introduciendo como dirección la ip «192.168.0.1», «192.168.0.0» o, en su defecto, «192.168.1.1» o «192.168.1.0». Una de estas cuatro tiene que ser la que te permita acceder a la configuración del dispositivo, mostrando una pantalla que pide un usuario y una clave que normalmente es «user/ser», «root/root», «admin/admin» o incluso cualquiera de los usuarios indicados y la clave «1234». Si no puedes entrar, contacta con la compañía para que te facilite dicha información.

Dentro del router, accede a los ajustes de redes inalámbricas y cambia la contraseña para acceder. Escoge una que sea alfanumérica, que mezcle mayúsculas y minúsculas y que también contenga símbolos. Al hacerlo, lo tendrás todo más que preparado para que nadie entre.

Listas blancas

Si te parece poco para mantener la seguridad, existe otro método más que se complementa con el anterior y que termina de hacer de tu red algo totalmente impenetrable, las listas blancas. Dentro de los ajustes del router, a los que accedes siguiendo lo que hemos explicado en el apartado anterior a este, puedes acceder a una opción que permite restringir las conexiones a los dispositivos que dictes. Para ello, debes introducir sus direcciones MAC para que el router las detecte y les deje pasar, o no.

Una MAC es algo así como el DNI de cualquier aparato que se conecte a la red, por lo que es imposible de falsificar salvo que se tengan conocimientos avanzados. Haciendo esto, solo entrará a tu red quien tú digas, cosa que puede ser molesta si acostumbras a recibir visitas, pero que también hace imposible que entre cualquier persona que desconozcas.

Con estas dos propuestas, te aseguramos que nadie podrá entrar en tu red Wi-Fi sin que tú se lo permitas. Por mucho programa o conocimiento que tengan, no hay otra manera cuando se ponen estos dos infranqueables muros por delante.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.